La música en que flotamos

La Editorial Municipal de Paraná y Azogue Libros realizan esta colección de cinco títulos con el objeto de inaugurar un espacio de lectura y relectura que concentre la atención en la obra poética de autoras y autores paranaenses, que a través de su legado diseñan la arquitectura de una poética del paisaje y del lugar más allá de lo tangible.

“La música en que flotamos”, verso de Juan L Ortiz, es este ámbito de cruces, observaciones profundas y redescubrimiento de un territorio de la palabra, que viene a señalar un amplio camino de creaciones -de indispensable revisión-, para organizar y proponer un corpus de la poética paranasera, desde diferentes tiempos, enfoques y orígenes.

Marcelino Roman, Reynaldo Ros, Gloria Montoya, Carmen Segovia y Ruth Fischer integran esta primera propuesta, que es acompañada por la relectura de escritores y escritoras contemporáneos. Se trata, en resumen, de un viaje de exploración que rescata el valor del arte construido, enlazando una punta con otra, en la interminable tarea de celebrar la identidad.

En este camino emprendido de modo conjunto, entre el sello municipal y Azogue, en septiembre de 2020 se lanzaron los dos primeros títulos de la colección: “Pájaros de nuestra tierra”, de Román y “Comarca nodriza”, de Fischer. En abril último, además, se sumó “La huerta azul”, de Reynaldo Ros.

Sobre la obra de Ros, escribió Lautaro Maidana en el prólogo:

“Los relatos de infancia de este libro contienen una suerte de mundo maravilloso donde todo lo que ahí existe puede cambiar de forma: los personajes familiares, las plantas, los animales y una buena cantidad de palabras (coplas, canciones, versos recitados, juegos de palabras, saberes populares provenientes de los oficios, la ciencia, la religión, las leyendas y los cuentos de hadas).

Publicada durante los estertores de una década en la que sus integrantes se pensaron a sí mismos como parte de una comarca imaginada de lazos y afinidades, en La huerta azul, escuchar, hablar, leer y escribir se vuelven un modo de decir «te presento el mundo» a un niño recién venido a él. En este libro todo parecería estar relacionado al aprendizaje del don la palabra, que sirve tanto para hacer contacto con el mundo como para imaginar otros posibles”.